Anomalías en los mercados financieros; ¿Qué es el efecto enero?

julio 22, 2013

Aunque estemos en pleno verano de 2013, las condiciones climatológicas me hacen pensar que estamos casi en invierno, y ¿qué mes más representativo puede haber de dicha estación que enero?. Todo esto viene de mi intención de mostrar al lector un hecho muy curioso que se produce en los mercados financieros desde hace decenas y decenas de años: El efecto enero.

De todos es sabido que tras los números, cotizaciones, operaciones, ordenadores y órdenes que rigen los mercados financieros están las personas, y estas, por mucho que nos cueste entenderlo,se rigen por patrones psicológicos de conducta. Eso fue, es, y será por los siglos de los siglos. De un modo u otro, y aplicando la Ley de Los Grandes Números, esta conducta racional se traduce a los mercados, provocando en ellos una serie de comportamientos “extraños”. Los puristas de la materia se aventuran a llamar a estos fenómenos anomalías.

Dichas anomalías son de lo más pintoresco: desde que es mejor cerrar posiciones los viernes y abrirlas los lunes por la mañana, hasta que los días de luna llena son los mejores para invertir según ciertos estudios. Hay planteamientos más o menos serios y convincentes pero, si en algo hay unanimidad es en el caso del reconocimiento de la existencia del efecto enero.

Pero ¿Qué es el efecto enero?. En un alarde de originalidad, se utiliza ese nombre para hacer referencia a que la Bolsa, los meses de enero de cada año, tiene un comportamiento susceptiblemente mejor que el resto de meses del año. Tanto para España, como para Europa como para América; para todo tipo de mercados internacionales esta condición se cumple. Ojeemos datos:

A la vista de la información que arroja la tabla superior, el Standard and Poor’s 500, en los 81 años anteriores para los cuales se te ha tomado el estudio, nos indican que enero ofrece una rentabilidad media del 1.4% sobre el 0.8% del resto de meses, y con una desviación típica menor, lo que si cabe es más importante.

Los expertos en la materia ofrecen 4 principales motivos por los cuales este fenómeno se produce en los mercados de renta variable de todo el mundo:

1.- Cierre de presupuestos y balances anuales: Con las cuentas anuales del año anterior cerradas, ahora las empresas tienen que poner en marcha sus planes estratégicos para el vigente año, con lo que posibles lastres de meses anteriores se aparcan a un lado para ver aflorar nuevos proyectos. Como ya sabemos que en bolsa se descuenta todo, esta subida se produciría en enero.

2.- Ventajas fiscales: en diciembre se reajustan las carteras de patrimonio de los individuos, metiendo en muchas ocasiones grandes aportaciones en fondos de inversión, a fin de beneficiarse del tratamiento fiscal que tienen estos instrumentos de renta variable en detrimento de la tributación pura y dura por IRPF.

3.- Fondos de inversión: Los gestores de los fondos no hacen cambios en la composición de sus carteras por miedo a que los reajustes desestabilicen los rendimientos esperados y echen al traste con la reputación de dichos fondos. Por eso suelen esperar a enero, una vez pasado el benchmarking, para hacerse con nuevos activos y despojarse de los que menos rendimiento le han proporcionado.

4.- Factores psicológicos: Para mí, la más importante. Si algo de poderoso tiene una anomalía en un mercado, no es la anomalía per se sino su poder para auto-confirmarse; si en enero de 2014 pensamos que la bolsa subirá (y a la vista de los datos, será mas probable que otros meses para que así sea), iremos todos en masa a comprar, haciendo que el valor de las acciones suba.

Esperemos que el lector tenga buena cuenta de este tipo de sesgos del mercado para sacar provecho de ellos.


Cuándo invertir en Bolsa?

junio 13, 2012

Continuando con nuestro Especial Bolsa, hoy hablaremos del Cuándo.

Quizás esta cuestión, de la que menos referencias escritas vea cuando me intereso por algo relacionado con los mercados financieros, sea si no la más fundamental, una de las más importantes a la hora de tener en cuenta el operar en un determinado mercado financiero. Hoy en día se referencia todo con el tiempo, nuestra vida está llena de estacionalidades, de temporadas, de patrones temporales, de comportamientos personales según fecha, etc. Y la Bolsa de valores no es una excepción; el valor de las acciones está correlacionado con la fecha.

Un claro ejemplo de esto es el conocido como “efecto enero“, que se usa para describir el comportamiento que suelen presentar las acciones en todos los meses de enero, y que suele ser alcista (ya sea porque en enero el consumo repunta, o porque las empresas empiezan a descontar expectativas sobre sus resultados que están próximos a publicarse). Por lo que sea, en enero la bolsa sube. Suena a verdad universal, y esto es porque lo que empieza siendo como un efecto de causalidad (sube la rentabilidad de las empresas -> sube el valor de sus acciones) termina convirtiéndose en un efecto de correlación (sube la rentabilidad de las empresas <-> sube el valor de las acciones).

Dicho de otro modo, con el paso de los años, se ha ido forjando esta teoría de que en enero suben las acciones. Entonces cada vez de espera con más confianza que así sea. El proceso se autoconfirma cada vez con más fuerza. Nosotros lo reforzamos con nuestro comportamiento. Es lo que se conoce como anomalías del mercado: Cuando un determinado comportamiento se enquista temporalmente y tiende a autoconfirmarse.

Y todo este rollo para qué? Bueno, simplemente para poner de manifiesto que la Bolsa es el reflejo del comportamiento humano, y que si nuestra actividad productiva en verano es menor, la rentabilidad de la bolsa en esos meses, también. Y que si los lunes y martes solemos ser más productivos y eficientes que los viernes (la gente suele vender más que comprar el viernes, porque no quiere preocuparse de los mercados el fin de semana, es lo que se llama efecto viernes), esto también influirá en el precio de las acciones.

Mi recomendación de todo esto es: invierte en acciones de diciembre a mayo. El resto del año, en bonos (renta fija) que nos aseguren una rentabilidad segura. Es una regla sencilla, fácil de respetar y muy efectiva, como lleva demostrando desde hace muchos años. Y eso es porque nuestra naturaleza humana es así.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 692 seguidores

Construye un sitio web con WordPress.com