¿Cuál es mi perfil como inversor?

julio 22, 2012

La verdad, es que pese a que no se le presta la suficiente atención a esta pregunta, debería ser el punto de partida para elegir en qué tipo de productos invertimos nuestro dinero. Posiblemente parezca una trivialidad, pero seguro que así escándalos como los acontecidos con las participaciones preferentes se hubieran podido evitar en parte.

Aunque no queramos, somos diferentes. Si a algunos les gusta el deporte extremo y otros prefieren relajarse en un sofá también cabe pensar que existan personas que prefieran inversiones de las que se puedan despreocupar durante meses, y otras que prefieran asumir riesgos en pro de una más alta rentabilidad.

Si profundizamos un poco más, y fundamentándonos en la teoría de la función de la utilidad (la cual dice que siguiendo un comportamiento racional, una persona tenderá a comportarse de una manera no lineal ante incrementos de unidades de producto. Un  ejemplo: Un primer vaso de agua, lo taso con un alto valor, porque es indispensable para sobrevivir. El tercero lo valoraré menos que el segundo, pero estaré dispuesto a pagar por él una cantidad porque aun no estoy saciado. Por el vaso número 100 de agua que me ofrezcan, no estaré dispuesto a pagar nada; no me sacia la sed que no me hayan saciado 99 por lo que no tiene sentido que siga pagando por él lo mismo que por el primero)

Antes de seguir, es bueno tener claro dos conceptos:

Rentabilidad: es el beneficio que obtengo de mi inversión. Riesgo: es la probabilidad de que lo que creo que ocurra con respecto de mi inversión, no se cumpla.

Ahora, recopilando todo lo anterior y referido a nuestra pregunta, tenemos lo siguiente: Cada unidad de rentabilidad de rentabilidad lleva implícitamente asociada una cantidad de riesgo. Incluso la renta fija, o la deuda estatal, conllevan riesgo (que se lo digan a los Grecia). Bien, pues dependiendo del tipo de persona, pueden existir inversores que llegados a un punto, puedan renunciar a adquirir una unidad extra de rentabilidad en detrimento del riesgo que llevaría asociado la operación. Y esto depende de la persona, no del producto.

En base a esto podemos clasificar a todos los inversores en 3 grandes perfiles de riesgo:

Aversión al riesgo: aunque la teoría económica le indique que es mejor adquirir alguna unidad de riesgo adicional, este tipo de persona presenta un rechazo natural a contraer riesgo adicional en la operación, aunque a priori parezca que esté totalmente compensado. Por ejemplo, una persona aversa al riesgo preferirá seguir manteniendo su dinero en su cuenta corriente al 1% que comprar deuda estatal de algún país al 3-4%, ya que aunque el aumento de rentabilidad justifica de sobras el incremento del riesgo, este inversor no se siente seguro cogiendo riesgo adicional.

Neutral al riesgo: es el inversor que analizando la rentabilidad y riesgo que conllevan una operación financiera, solo admitirá riesgo adicional si se paga con una  justa rentabilidad. Estaría dispuesto a adquirir participaciones preferentes de una entidad de muy dudosos resultados? Si. Pero solo si lo que obtiene por su operación compensa el riesgo en forma de una alta rentabilidad. Para pequeñas rentabilidades acepta pequeños riesgos, para grandes rentabilidades acepta grandes riesgos.

Atracción al riesgo: el tipo de persona opuesta al perfil averso al riesgo. Estará dispuesto a cambiar grandes cantidades de riesgo por pequeñas rentabilidades adicionales. Si posee acciones de X compañía que ofrecen 5% de rentabilidad con poco riesgo, preferirá cambiarse a acciones de la empresa Y que ofrezca ganancias de un 5.5% y muchísimo más riesgo.

Preferencias frente al riesgo

Estos ejemplos un poco teóricos y saltándonos muchas formalidades, sirven para entender que no todo el mundo reacciona igual a la hora de cambiar sus ahorros de una cuenta corriente a acciones. Hay gente que prefiere asumir el riesgo, otra que no le importa el cambio, y otra que se opone rotundamente. Y por ahí tenemos que empezar a la hora de estudiar el adquirir un nuevo producto. Visto que muchos comerciales de banca han estado tratando a todos los inversores de igual manera ofreciéndoles los mismos productos, es mejor que uno mismo tenga claro cual es su perfil de inversor y no llevarse las manos a la cabeza después de que ocurra el desastre.

Imágenes: Carlosproal | Economiacatlan


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 667 seguidores

Construye un sitio web con WordPress.com