Motivación. Emilio Duró.

julio 3, 2012

La verdad es que no había visto nunca antes este vídeo, pero me lo pasaron hace un rato y merece la pena. No lo voy comentar  ni desmenuzar, que cada uno lo vea, saque sus propias conclusiones y le dé sentido aplicándolo a su vida. Pura motivación de Emilio Duró. Disfrutad:

Es un fragmento de una conferencia que dio hace un par de años, si estáis interesados en verla completa, empezad por la primera de las 12 partes. Obligatorio verlo una vez en la vida. Y máxime hoy en día que nos hace falta una doble dosis de optimismo.


Cuándo invertir en Bolsa?

junio 13, 2012

Continuando con nuestro Especial Bolsa, hoy hablaremos del Cuándo.

Quizás esta cuestión, de la que menos referencias escritas vea cuando me intereso por algo relacionado con los mercados financieros, sea si no la más fundamental, una de las más importantes a la hora de tener en cuenta el operar en un determinado mercado financiero. Hoy en día se referencia todo con el tiempo, nuestra vida está llena de estacionalidades, de temporadas, de patrones temporales, de comportamientos personales según fecha, etc. Y la Bolsa de valores no es una excepción; el valor de las acciones está correlacionado con la fecha.

Un claro ejemplo de esto es el conocido como “efecto enero“, que se usa para describir el comportamiento que suelen presentar las acciones en todos los meses de enero, y que suele ser alcista (ya sea porque en enero el consumo repunta, o porque las empresas empiezan a descontar expectativas sobre sus resultados que están próximos a publicarse). Por lo que sea, en enero la bolsa sube. Suena a verdad universal, y esto es porque lo que empieza siendo como un efecto de causalidad (sube la rentabilidad de las empresas -> sube el valor de sus acciones) termina convirtiéndose en un efecto de correlación (sube la rentabilidad de las empresas <-> sube el valor de las acciones).

Dicho de otro modo, con el paso de los años, se ha ido forjando esta teoría de que en enero suben las acciones. Entonces cada vez de espera con más confianza que así sea. El proceso se autoconfirma cada vez con más fuerza. Nosotros lo reforzamos con nuestro comportamiento. Es lo que se conoce como anomalías del mercado: Cuando un determinado comportamiento se enquista temporalmente y tiende a autoconfirmarse.

Y todo este rollo para qué? Bueno, simplemente para poner de manifiesto que la Bolsa es el reflejo del comportamiento humano, y que si nuestra actividad productiva en verano es menor, la rentabilidad de la bolsa en esos meses, también. Y que si los lunes y martes solemos ser más productivos y eficientes que los viernes (la gente suele vender más que comprar el viernes, porque no quiere preocuparse de los mercados el fin de semana, es lo que se llama efecto viernes), esto también influirá en el precio de las acciones.

Mi recomendación de todo esto es: invierte en acciones de diciembre a mayo. El resto del año, en bonos (renta fija) que nos aseguren una rentabilidad segura. Es una regla sencilla, fácil de respetar y muy efectiva, como lleva demostrando desde hace muchos años. Y eso es porque nuestra naturaleza humana es así.


La bolsa

mayo 26, 2012

Aquí hablamos de finanzas, economía, dinero e inversiones, entre otros muchos temas. Bien, pues no estaría de más hablar de mercados financieros en el blog. Sintetizan muchas cosas y sirven para explicar otras tantas; pueden gustarnos más o menos, podemos pensar que sean más útiles o menos. Lo que no podemos es vivir sin entenderlos, si queremos adquirir una buena base para nuestras finanzas del día a día, o ser un buen inversor en este tipo de productos de renta variable.

Como supondréis, es un tema denso, profundo y extenso, con inimaginables formas de atacar su explicación, así que estos próximos días iré publicando continuamente material entrando en diversos campos, siempre desde un punto de partida básico. Así que, vayamos a responder la primera pregunta en nuestra semana temática:

1.- Qué es la bolsa de valores?

Usamos el término bolsa para referirnos comúnmente a los mercados financieros. Como si de un mercado más  se tratase (como el mercado de comida de cualquier plaza), en el se compran y venden cosas. Qué son esas cosas? Empresas. Dame un trozo de Telefónica! a cuanto está el Kg de Santander? Para ponernos de acuerdo cuando intercambiamos esos “trocitos” de empresas necesitamos una unidad de medida. Son las acciones (que recientemente hemos explicado en Conceptos, imprescindible lectura antes de seguir).

Vale, así que las acciones me sirven para intercambiar empresas en la susodicha Bolsa. Si tienes una acción de una empresa, eres poseedor de parte de esa empresa. Porqué una empresa iba a querer que yo comprase un trozo de ella, y porqué yo iba a querer comprar un trozo de una empresa? Por partes.

Las empresas acuden a la Bolsa (mercados financieros) porque necesitan dinero para acometer proyectos, financiar sus operaciones, etc. Venden parte de su propiedad, (de sus máquinas, de sus oficinas, de su beneficio) a cambio de dinero. Y los inversores acuden a bolsa para comprar parte de esas empresas. Pero para qué? Bueno, eso ya depende de muchas cosas:

1.- Podemos hacernos con acciones de Facebook porque queremos simplemente hacernos con parte de la empresa, y con los derechos a votar en las juntas de accionistas que confieren las acciones. O sea, que compramos Facebook para intentar tomar control el ella.

2.- Podemos hacernos con acciones para que al adquirir la condición de accionista tengamos el derecho de participar en los beneficios de la empresa. O lo que es lo mismo, el derecho de percibir dividendos del resultado de Facebook.

3.-O podemos comprar acciones a un cierto precio con la esperanza de que mañana o dentro de 10 años suban de valor, y venderlas, y ganar la diferencia de precio. Compro hoy Facebook a 40€/acción para venderlo dentro de 5 meses a 50€/acc.  Vamos, especular de toda la vida-leedlo si tenéis tiempo.  Que sepáis que la especulación es la que mueve entre el 80%-90% del volumen de la compra-venta de acciones de empresas.

Hasta ahora hemos visto el ejemplo de una empresa (Facebook) que acude al mercado en busca de dinero, vendiendo parte de su empresa. A esto le llamamos mercado primario: cuando la empresa pone a la venta acciones nuevas, y es ella quien decide el precio. (Ya profundizaremos).

Ahora veamos eso de que Santander, OHL, Iberdrola, etc… han subido un 3% por ejemplo. A esto, le llamamos mercado secundario: cuando alguien le compra su parte de la empresa X a otra presona. Es un puro intercambio de titularidad de las acciones. La empresa no percibe dinero por el mero intercambio de sus títulos (acciones). Como en cualquier mercado, aquí el precio se fija por oferta y demanda. Si hay más gente que desea acciones que gente que desea venderlas, el precio sube, ya que las acciones “valen más”.  Por el contrario, cuando por el motivo que sea, hay más gente queriendo deshacerse de su participación que gente que desee comprar la empresa X, el precio de las acciones baja.

Es FUNDAMENTAL entender esto, y es la clave de todo lo que os puedan/podáis aprender sobre Bolsa en vuestra vida. Detrás de cada compra-venta, hay alguien como tú aceptando tu oferta de compra o de venta. Los dos pensáis que estáis acertando con la decisión, pero solo lo hace uno. Entonces, entenderla bolsa no va de conocer empresas, va de entender a las personas, que son quienes toman las decisiones, por eso es tan esencial entender su psicología y entender qué es lo que mueve su comportamiento. (Ya profundizaremos).

Ahora ya sabemos más o menos lo que es la bolsa. Ah! Sabéis de donde viene la palabra “Bolsa”? Resulta que allá por el Siglo XVI, en Brujas (Bélgica) los comerciantes se reunían para llevar a cabo negocios en un local que era propiedad de Van der Bursen. Bursen = Bolsa.

El próximo día hablaremos de la operativa, cómo se lleva a cabo la compra-venta y dónde.


Ética en la vida.

mayo 14, 2012

Me gustaría poder actualizar ésto más a menudo pero es que realmente estoy muy ocupado estos días. Sin embargo la excusa no es buena si lo que os quiero contar hoy es tan importante: La ética en la vida. Y no me refiero solamente a la ética en las finanzas, en los negocios, en la economía. Me refiero a nuestra ética personal, que está por encima del resto y que rige nuestro patrón de comportamiento.

Además, se me ha dado por escribir esto ahora, porque está muy en la linea del caso Bankia, y sobretodo porque la semana pasada tuve la suerte de asistir a una conferencia de Joan Melé, Subdirector General de Triodos Bank (un nuevo concepto de banca ética y sostenible, que se centra en valores y no en rentabilidades que pasan por encima de todo)

Creo que lo realmente interesante de este hombre en su conferencia, es quedarse con los pequeños detalles. Nos habla de que somos esclavos de nuestro miedo mucho antes de aprender a leer. Nuestra educación se basa en el miedo de no tener un trabajo, no tener una vida “digna”, no ganar lo suficiente (cuándo es suficiente?), de no tener 3 másteres y 2 carreras… en vez de basar nuestra educación en valores, en hacernos ver el porqué de muchos comportamientos y formas de pensar. Hay que estudiar y formarse? Siempre, y con esfuerzo y dedicación, pero no debemos basar esa necesidad en los valores confundidos, que ese si que es el problema.

Nos enseñan a competir, a arrastrarnos por sueños, a traicionar nuestros valores por miedo. No es el camino. Lo que debemos hacer es intentar ser libres, libres de tomar decisiones cuando queramos y hacerlas por propia voluntad en base a nuestros valores. Solo así podemos crecer orgánicamente y cooperando entre todos, solo así podemos dejar egoísmos y envidias para abrir nuestra visión y poder ser libres y felices.

Esta parrafada que os suena a psicología poco práctica y barata, tendrá un sentido más personal si sabemos aplicarla. Como dice Joan, daros 10-15 minutos antes de que acabe el día para hacer un trabajo de retrospección, de mirar hacia atrás a lo largo del día y vernos a nosotros mismos en una película. Qué hice mal? dónde me mentí? dónde mentí a los demás? dónde me traicioné? fui realmente libre en mis actos? 

Partiendo de este análisis de uno mismo, mejoraremos nuestra ética. Y eso se extiende a empresas, a organizaciones, a países y a la sociedad; o a caso… no están estas organizaciones compuestas de personas? Creo que el beneficio sería grande para todos. Haríamos que muchos modelos de negocios se volviesen más sostenibles, alcanzaríamos un poquito más de paz interior ya que no nos traicionaríamos tanto a nosotros mismos ni a los demás, cooperaríamos por el bien común.

Este razonamiento podéis aplicarlo a la actual banca y a su modelo del todo vale, a cómo nos afecta el 15M, a como podemos hacer finanzas sin traicionarnos, a que en los negocios se puede llegar lejos teniendo ética, y a cientos de problemas actuales que emanan de la pérdida de valores que sufrimos hoy en día, y que corre peligro de ir a peor. 


Breve historia de la euforia financiera – John Kenneth Galbraith

mayo 5, 2012

Hoy estrenamos sección: Libros recomendados. En ella iré poniendo libros que me ayudan a entender mejor el mundo en el que vivimos. No serán solo sobre economía o finanzas puras, pero si darán a los lectores una visión sobre esos campos muy interesante.

Sin más os presento…

Breve historia de la euforia financiera – John Kenneth Galbraith:

Image

John Kenneth Galbraith, nos presenta en unas 120 páginas de material muy denso, pero no excesivamente técnico, diferentes casos de burbujas y euforias financieras a lo largo de toda la historia. Desde la Tulipomanía,  pasando por la burbuja de los mares del sur, hasta el Crash del 87, pasando por otros ejemplos, el autor saca de todos ellos el elemento común. Es curioso como si se lee y se extrapolan las conclusiones y patrones de crisis pasadas a nuestra actual crisis, se pueden plantear pensamientos que arrojen algo de luz a nuestro problema. Pero debemos partir de que las crisis financieras (ojo, las financieras, no la crisis económica en la que estamos inmersos actualmente) se derivan de la naturaleza del ser humano, de su codicia, falta de memoria y egoísmo.

Gran lectura para un par de tardes tranquilas ahora que llueve tanto por aquí.


Reflexión sobre la especulación.

abril 30, 2012

El Gran Mr. Burns

Antes de nada, vayamos a la definición que arroja Wikipedia: La especulación se define como el conjunto de operaciones comerciales o financieras destinadas a obtener un beneficio económico, basándonos exclusivamente en las variaciones de precios en el tiempo. Esta definición incluiría dentro de la especulación a cualquier inversión, ya sea realizada en activos materiales, inmateriales o activos financieros, pero se acuerda definir como especulación a las inversiones que se realizan sin tener ningún tipo de control sobre la gestión de los activos en los que se realiza la inversión.

Bien, la primera pregunta que debemos hacernos es: es ético/moral aceptar que en nuestra economía, a través de los mercados financieros de todo el mundo, participen agentes (personas, empresas, bancos…) cuyo objetivo es meramente codicioso y egoísta? Es bueno que distorsionen la oferta y demanda manipulando artificialmente el precio de un activo o subyacente?

Quizás no sea este el enfoque más adecuado para hablar de especulación. Quizás deberíamos empezar por entender la naturaleza psicológica humana. Todos especulamos. Los hay que compran un piso sólo porque esperan venderlo en unos años más adelante por un precio sustancialmente mayor. Os suena? Detonó la crisis. También los hay que invierten en un terreno que no usarán para nada, simplemente porque estiman que en un futuro valdrá más. Y luego hay personas como éstas, que disponen de los conocimientos necesarios sobre economía e inversión, como para hacerlo con cosas como cereales, combustibles, deuda de países, fondos de pensionistas, y todo un elenco de subyacentes inimaginables. En definitiva, el dinero es un recurso más para muchas personas, y ellas deciden prescindir de él para ponerlo a disposición de quien contraoferta ciertos productos. No es ilegal. Inmoral? Eso ya depende de qué uso le dé cada persona a ciertos instrumentos financieros.

Pero, si se usan con fines especulativos estos productos financieros, derivados, swaps, floors, collars y a saber qué más. Porqué no se prohíben? Buena pregunta. Compleja respuesta. Es como si el dueño de una ferretería en la cual se venden cuchillos tuviese la obligación de discernir de antemano quién va a usar el cuchillo para reprimir impulsos homicidas o quién lo va a usar para cortar pan.

Recapitulando… vale, es legal especular y es algo inherente en muchos casos a la naturaleza humana… pero realmente aportan algo bueno a los mercados, a nuestras vidas? Si. Ejemplo:

Imaginemos que en Ruanda quiere un ruandés montar una explotación porcina. No sabe si sus jamones se venderán bien o no, es un riesgo de negocio. Nuestro amigo el especulador firmará con el ruandés un contrato por el que se compromete a comprarle a determinado precio los jamones, así el ruandés podrá tener la certeza de que los venderá. Le importa a nuestro especulador que sea jamón, paté, o oro? No. Solo los compra porque piensa que esos jamones valdrán más cuando se pongan en el mercado. Su función es importantísima porque asume los riesgos de la operación.

Entonces, son necesarios para asumir riesgo en ciertos mercados? Si, y no solo eso, ya que son vitales para dar liquidez en los mercados actuales. Una de las justificaciones de su existencia más recurridas es: alguien tiene que hacerlo. Si no existieran, se autofabricarían. En todos lados se necesita gente que se mueva por dinero puro y duro, dispuestos a asumir riesgo, ya que los mercados son un reflejo de nosotros mismos. Especulamos todos.

Ah, no? Pregúntale a cada uno de los jefes de los  casi 100000 bares que existen en España. Su afición y lo que les llena realmente es poner CocaColas y pinchos de tortilla? Creo que la mayoría no. Si comercializan con CocaColas es porque esperan sacarles un rendimiento económico a su inversión, y si son Pepsis, pues lo mismo, y si son Mirindas? También lo mismo. Os suena?

Para acabar, quiero decir que la especulación va unida al ser humano desde hace muchos años, y en cuanto no hagamos un esfuerzo por borrar esa imagen mental del especulador que tenemos asociada a maléficos y diabólicos seres que mueven el mundo solo porque quieren hundirlo, nunca podremos comprender su verdadera naturaleza y actuar en consecuencia. No sé a vosotros… qué os parece?


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 667 seguidores

Construye un sitio web con WordPress.com