Flat tax o tasa única, la dirección que está tomando la fiscalidad

enero 7, 2013

Empezamos el 2013 con un artículo gentileza de Óscar Vallejo, que os invito a que paséis por su blog y leáis algo porque tiene artículos interesantes, sin más, os dejo con uno de su cosecha y os deseo un feliz año a todos.

gerard depardieu russe

En un mundo cada vez más globalizado no son sola las empresas son quienes compiten, sino también los estados. En consecuencia, escuchamos voces que hablan de una mayor convergencia fiscal europea, que se puso de relieve como un desequilibrio entre la Europa del norte y la del sur. En los últimos días hemos escuchado un par de noticias de Gerard Depardieu de su cambio de domicilio a Bélgica y ahora su posible nacionalidad rusa. Las razones según él son,  que durante el 2012 ha pagado el 85% de impuestos sobre sus ingresos, y que en sus 45 años trabajando ha pagado 145 millones de euros a Hacienda.

En toda Europa nos encontramos con diferentes tipos de gravamen  dependiendo del país, desde el medio 37,2% hasta los extremos, Suecia con un 56,6% como el más alto o Bulgaria con el mínimo, 10%. Pero dentro de esta variabilidad también se observa en el IVA o Impuesto de Sociedades. El primero se subió debido a las necesidades de financiación de los estados.

Casos a destacar en Europa son Estonia y Eslovaquia, que cuentan con un flat tasa, tasa única, del 20 y 19% respectivamente. En el siguiente cuadro se puede comparar su tipo y variación.

tabla1

Las ventajas que aportan este tipo de sistemas es la sencillez, pues es muy sencillo saber lo que individuo tiene que pagar, sin necesidad de tramos.  En la siguiente tabla se pueden observar las diferencias entre un sistema progresivo y una tasa única.

 Así no se encontrarían casos como el de Gerard Depardie que pagaría el 45% de sus ingresos, o el 75% de ellos si se aprueba la nueva reforma que quiere implantar Hollande. Con esto se dejaría de penalizar el éxito económico del individuo y como ha sucedido en Estonia y Eslovaquia podrían atraer la inversión e incluso incrementar la recaudación, pues una bajada del impuesto sobre empresas y trabajo estimularía la actividad económica real.

tabla2

Claramente nos estamos encontrando con un nuevo sistema fiscal, donde se pasa a gravar más el consumo y menos el trabajo y el beneficio sobre sociedades, como vemos en la primera tabla. España otra vez se mueve en dirección contraria, tal vez por motivos de recaudación.

Gravar más al trabajo y a empresas implica un empeoramiento de la  eficiencia económica ya que no se premia al ahorro necesario para la inversión, una subida del IRPF merma el consumo también y no se premia que los trabajadores incrementen su renta ya que van a pagar un porcentaje progresivo de esta y no una parte fija. Imaginemos que las empresas que tienen más beneficios tuvieran que pagar un impuesto más alto que las que tienen peores beneficios. Sería más equitativo pero funesto para la economía, pues castigas a las empresas exitosas y premias a la incompetencia, pues eso mismo estamos haciendo con los trabajadores, los más cualificados y más productivos pagan mucho más impuestos, debido al porcentaje progresivo de la renta.

En este enlace, gentileza de KPMG, se pueden comprobar las tasas de gravamen máximas en impuestos de IRPF, IS e IVA en la mayoría de países del mundo.

Más información: Inforgrafía interesante  @ Actibva.


Política y redes.

julio 4, 2012

Hace unos días publiqué esta entrada en la que expresaba mis ideas sobre la actual clase política. Rubén Capeáns, asíduo lector, físico por la USC y amigo, me comentó desde su perspectiva cómo veía el asunto. Muy en relación con las redes (ya que él va a presentar un trabajo sobre redes complejas) os traigo el fragmento que me ha enviado. Me apasiona la física y cómo lo ha aplicado a este caso. Se necesita un poco de concentración pero no hay nada incomprensible:

Uno tiene la sensación de que cada vez  los políticos  pintan menos, de que su capacidad para cambiar las cosas es menor, y es más, podría decir que ellos tienen la misma sensación. ¿El motivo? La sociedad ha cambiado mientras que el modelo político es el mismo.

Si hacemos un breve repaso histórico, observaremos que, en general, los distintos modelos de gobierno han ido haciéndose cada vez  más liberales (menos intervencionistas) a medida que las sociedades se van haciendo más complejas. ¿Por qué? Simplemente  porque a medida que aumenta la información del sistema , el control total se hace inabordable, debiendo ceder parte de  de las decisiones a los agentes locales.

Actualmente la extrema especialización junto con la globalización han hecho crecer enormemente la complejidad de la sociedad.  Así podemos imaginar el actual sistema como una red de nodos donde las personas o grupos interactúan entre si a través del conjunto de conexiones: intercambios económicos, sociales, etc. Los avances tecnológicos posibilitaron que dicha red aumentara en tamaño y complejidad desembocando actualmente  en una red global y descentralizada. Mientras tanto los modelos políticos actuales siguen siendo típicamente de carácter estatal y centrales, provocando una crisis en el sistema.

Pondré un símil de gestión de tráfico. Para regular un pequeño cruce de carreteras suele utilizarse un semáforo, que es un elemento centralista que dice a cada vehículo cuando puede pasar. Cuando el número de vías que interseccionan en el cruce es mayor, el uso semáforo se hace cada vez más ineficiente y  una rotonda se muestra como mejor solución. La rotonda tiene dos ingredientes, una estructura que canaliza el espacio de movimiento de los coches, y unas reglas de interacción entre coches, tal que un vehículo dentro de la rotonda tiene prioridad sobre los que se incorporan. Como se puede ver, ahora  en vez de una decisión central tomada por un semáforo, las decisiones están descentralizadas (las toma cada coche). El gobierno lo único que tuvo que hacer es definir el espacio de movimiento y las reglas de interacción, mientras que es cada elemento el que decide localmente. 

nodo de toma de decisiones

¿Quién nos orienta?

Este mismo problema pasa en las redes de individuos. La creciente complejidad hace imposible una política central eficiente, que intenta seguir gobernando con semáforos la inmensa cantidad de información que conforma nuestra red. En su lugar las nuevas políticas deben  centrarse en definir las estructuras globales y reglas de interacción entre individuos para que la red evolucione de la forma deseada, dejando que los nodos optimicen locamente su situación en la red  , igual que las decisiones de los coches autogestionan la circulación en una rotonda.

¿Cuál es la red deseada? Este sería un buen tema de investigación. Evidentemente todos deseamos ciertas características como que los individuos tengan acceso a unas condiciones mínimas de vida, sanidad, justicia  etc. pero no deja de ser una cuestión moral que responde a la pregunta de cómo queremos convivir, el resto. La forma de conseguirlo, es una cuestión puramente técnica, cuya resolución, definirá a los políticos del futuro.

De este gran artículo yo me quedaría con que: 1.-  nuestro sistema de gestión político se está desfasando de la realidad cada vez más y 2.- La estructura de toma de decisiones actual es ineficiente por definición. Sobran cargos políticos, se podrían fusionar competencias y transferir otras más superfluas a los ciudadanos. Solo nos hace falta tiempo y tomar conciencia. Gracias Rubén.

+info: (inglés) Mathaware.org

Imagen: MicroCuentos


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 667 seguidores

Construye un sitio web con WordPress.com