¿Qué es el cashflow? Importancia para los negocios

noviembre 10, 2015

Water tap dripping dollar bills, Water waste concept

Hoy giraremos el grueso de nuestro artículo en torno a un concepto del que todos hemos oído hablar, muchos conocen su significado pero pocos parecen ser conscientes de su importancia: cashflow – o flujo de caja en castellano.

 En esencia, el cashflow es todo flujo monetario, tanto positivo como negativo. O sea, movimientos de efectivo de caja. Podrá verse en libros de economía/empresa como flujos de caja, flujos de efectivo (contabilidad) o movimientos de caja. Dinero.

En lo tocante a las finanzas, también sirve para describir la liquidez de ciertos elementos de inversión o productos financieros. En ese sentido, si yo pongo a depósito 1000€ esperando recibir un tipo de interés del 1% pagaderos a final de mes durante un año, los flujos de caja de la operación serían del tipo: -1000, +10,+10,…,+1010. Tiempo.

Entonces el cashflow tiene que ver con el dinero y con el tiempo, tanto en finanzas como en el mundo empresarial. Sirve para explicar la liquidez, lo tangible, la capacidad de maniobra de una empresa en un momento delicado, la medida con la que mi fondo de inversión me liquida la aportación, el dinero contante y sonante, que acostumbran a decir los sabios en el tema.

Y por qué es tan importante el concepto cashflow?

En un mundo en el que parece que las finanzas, en cuanto a lo referido a toda esa maraña de contabilidad, se han separado definitivamente de la economía de lo real, el cashflow tiene cada vez más importancia.

De nada vale saber que se tiene un negocio innovador con unas previsiones impresionantes, o decir que posees una base de clientes tal que podrían generar millones, o vivir de una patente o invento. Nada de eso tiene valor en el momento que no genera dinero, flujo de caja, cashflow. Porque a nuestros empleados, nuestros impuestos, nuestros alquileres, nuestras materias primas han de ser pagadas con dinero, lo mismo se espera en la medida de lo posible que lo genere el negocio.

Y ese es el problema. No entender que el mundo se mueve por dinero a día de hoy. Cuando mucha gente se aventura  alanzar un negocio, parece que todo vale más que la idea. “El dinero ya vendrá”, “no te preocupes, ya rentabilizarás tu base de clientes”, “lo importante es coger mercado”, etc. Falacias. Tal y como los pagos y costes de una empresa se pueden estimar con mayor o menor incertidumbre, lo mismo ha de hacerse con la capacidad para generar dinero en la empresa.

Otra cosa es aceptar que el cashflow será negativo durante una serie de períodos en aras de un futuro flujo de caja positivo, pero partir de la incertidumbre de cómo un negocio va a generar dinero es suponer demasiadas cosas de partida. Dicho esto también hay ciertos casos extremos que son de apuestas de todo o nada como las famosas startups, pero sabiendo a qué se juega en todo momento, claro está.

Así que la próxima vez que plantee un negocio o inversión preocúpese de cómo y cuándo tal cosa va a hacer que caigan los billetes en su cuenta y menos en cosas periféricas. Porque cuando hay entrada y salida de dinero en una empresa la gestión es más fácil que en una más parada aunque más rentable, hoy en día la capacidad de una empresa para adaptarse al entorno es fundamental para su supervivencia y, en la medida que la empresa disponga de recursos líquidos de manera más rápida, más fácil podrá hacerlo.

Imagen | pas-wp


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 938 seguidores

Construye un sitio web con WordPress.com