Flat tax o tasa única, la dirección que está tomando la fiscalidad

enero 7, 2013

Empezamos el 2013 con un artículo gentileza de Óscar Vallejo, que os invito a que paséis por su blog y leáis algo porque tiene artículos interesantes, sin más, os dejo con uno de su cosecha y os deseo un feliz año a todos.

gerard depardieu russe

En un mundo cada vez más globalizado no son sola las empresas son quienes compiten, sino también los estados. En consecuencia, escuchamos voces que hablan de una mayor convergencia fiscal europea, que se puso de relieve como un desequilibrio entre la Europa del norte y la del sur. En los últimos días hemos escuchado un par de noticias de Gerard Depardieu de su cambio de domicilio a Bélgica y ahora su posible nacionalidad rusa. Las razones según él son,  que durante el 2012 ha pagado el 85% de impuestos sobre sus ingresos, y que en sus 45 años trabajando ha pagado 145 millones de euros a Hacienda.

En toda Europa nos encontramos con diferentes tipos de gravamen  dependiendo del país, desde el medio 37,2% hasta los extremos, Suecia con un 56,6% como el más alto o Bulgaria con el mínimo, 10%. Pero dentro de esta variabilidad también se observa en el IVA o Impuesto de Sociedades. El primero se subió debido a las necesidades de financiación de los estados.

Casos a destacar en Europa son Estonia y Eslovaquia, que cuentan con un flat tasa, tasa única, del 20 y 19% respectivamente. En el siguiente cuadro se puede comparar su tipo y variación.

tabla1

Las ventajas que aportan este tipo de sistemas es la sencillez, pues es muy sencillo saber lo que individuo tiene que pagar, sin necesidad de tramos.  En la siguiente tabla se pueden observar las diferencias entre un sistema progresivo y una tasa única.

 Así no se encontrarían casos como el de Gerard Depardie que pagaría el 45% de sus ingresos, o el 75% de ellos si se aprueba la nueva reforma que quiere implantar Hollande. Con esto se dejaría de penalizar el éxito económico del individuo y como ha sucedido en Estonia y Eslovaquia podrían atraer la inversión e incluso incrementar la recaudación, pues una bajada del impuesto sobre empresas y trabajo estimularía la actividad económica real.

tabla2

Claramente nos estamos encontrando con un nuevo sistema fiscal, donde se pasa a gravar más el consumo y menos el trabajo y el beneficio sobre sociedades, como vemos en la primera tabla. España otra vez se mueve en dirección contraria, tal vez por motivos de recaudación.

Gravar más al trabajo y a empresas implica un empeoramiento de la  eficiencia económica ya que no se premia al ahorro necesario para la inversión, una subida del IRPF merma el consumo también y no se premia que los trabajadores incrementen su renta ya que van a pagar un porcentaje progresivo de esta y no una parte fija. Imaginemos que las empresas que tienen más beneficios tuvieran que pagar un impuesto más alto que las que tienen peores beneficios. Sería más equitativo pero funesto para la economía, pues castigas a las empresas exitosas y premias a la incompetencia, pues eso mismo estamos haciendo con los trabajadores, los más cualificados y más productivos pagan mucho más impuestos, debido al porcentaje progresivo de la renta.

En este enlace, gentileza de KPMG, se pueden comprobar las tasas de gravamen máximas en impuestos de IRPF, IS e IVA en la mayoría de países del mundo.

Más información: Inforgrafía interesante  @ Actibva.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 690 seguidores

Construye un sitio web con WordPress.com