¿Dónde invierto? Análisis técnico.

junio 28, 2012

Bien, tras ver un poco por encima el análisis fundamental, hoy le toca el turno a su complementario: el análisis técnico. No es objeto este artículo convertiros en profesionales del análisis en bolsa, sino dar una noción de su utilidad como herramienta.

En efecto, el análisis técnico, se apoya en datos de precios pasados, para que mediante el estudio de las gráficas de cotización, podamos extrapolar tendencias, formaciones y patrones a la predicción de la acción en el futuro. En otras palabras: examinar los gráficos de las acciones para tratar de intuir dónde va a estar la acción en un futuro más o menos próximo.

El desarrollo de esta teoría se apoya en otra fundamental, la Teoría del Dow, que debe su nombre a Charles Henry Dow. Os recomiendo antes de nada, echar un ojo a este manualdonde encontraréis toda la información sobre análisis técnico que se requiere para empezar.

Análisis técnico

Análisis de evolución pasada para predecir el futuro

Eso lo aprendemos en cualquier libro sobre análisis chartista (chart: gráfico). Pero más interesante es ver qué subyace tras este análisis. Y no es más que la naturaleza humana. Yo resumo toda la teoría de análisis técnico en tres principios:

1º: Nunca vayas contra la tendencia. Es más difícil que algo que esté subiendo, baje, a que que siga con su tendencia alcista. Lo mismo pasa si compramos una acción en caída libre con la esperanza que cambie de tendencia. Parece lógico? Si, pero hay inversores que les cuesta asumir esto.

2º: Apóyate en el volumen. El volumen es el número de operaciones de compra-venta cerradas sobre un valor en una misma sesión diaria. En general, todo movimiento o formación que se apoye con un volumen superior a la media, cobrará fuerza.

3º: Tienes que ver lo que ve el resto de inversores, no lo que tú quieres ver. Que una acción suba o baje, dependerá de si hay más compradores que vendedores. El análisis técnico es una herramienta comúnmente usada, entonces los inversores la tienen en cuenta para su toma de decisiones. Si identificas una resistencia de un valor en un determinado precio, será más útil cuantos más inversores vean lo mismo que tú; así llegado a ese precio sabrás que tienes que vender porque el precio bajará (muchos inversores ven lo mismo que tu y venden).

Derivado  de este último punto vemos la psicología humana del inversor. Tengo que saber que donde yo veo una formación, otros también la ven, y actuar en consecuencia. Los precios no siguen estas tendencias en forma de curiosas e identificables formaciones debido al azar. Se forman porque en cuanto una empresa muestra un indicio de formación, nuestra mente nos hará creer que como en el pasado y según la teoría, reproducirá la figura. Y por culpa de estos sesgos se producen esas formaciones.

Me gustaría poder dedicar muchas entradas al análisis técnico, pero sería repetir lo escrito en libros e Internet, así que en este sentido, buscad información. Es de suma importancia que si queréis haceros con acciones de empresas en bolsa, antes hagáis un simple análisis técnico para saber si está en medio de una formación peligrosa. Que su análisis técnico arroje una buena oportunidad de inversión será siempre condición necesaria, pero NO SUFICIENTE para meternos en una empresa.

Por último, decir que el análisis técnico-gráfico-chartista es todo un arte, y como tal, no hay mejor manera de desarrollarlo que practicando. Lee el manual que cité más arriba y practica con herramientas de análisis gráfico online como esta. 

Imagen: TheWildInvestor

La clase política en España.

junio 25, 2012

Es un tema que me irrita, y mucho, el problema histórico de los políticos en España. Pero lo que ya me preocupa más es que no somos capaces de aprender nada de la gestión incompetente que están haciendo.

Es difícil ser político. Según les vengan los problemas de un lado o de otro, hay que ser un gran profesional para la toma de decisiones. Hubo épocas que lo que más nos preocupaba a los españoles era la inmigración ilegal (ahora nadie se acuerda de ella), también nos llegó -y con razón- a preocupar mucho el terrorismo, la desigualdad de género, etc. Esto lo digo para que seamos conscientes de que es difícil gobernar algo de preferencias tan cambiantes.

bipartidismo

PP y PSOE

Entonces, no es tarea sencilla el trazar planes de acción elaborar medidas a largo plazo en pro de determinados temas si mañana ya no nos vamos a acordar de ellos. Dentro de 3-4 años cuando nos olvidemos de la crisis, nadie será el valiente que pida que se auditen banca, ayuntamientos, empresas, etc. porque nos importará otra cosa.

Lo que me fastidia es que nuestros líderes no sepan reaccionar a tiempo. La crisis es de principios de 2008. 4 años han pasado y aún estamos más perdidos que al principio. Sigo esperando que Rajoy explique con calma cuál es la situación actual, qué vamos a hacer para solucionarla, y cuánto nos va a costar. Tan simple como eso. Dar la cara.

La verdad es que la culpa de ser unos absolutos incompetentes no la tienen los que gobiernan, pues a nadie se le pone una pistola en el pecho para votar a unos o a otros. La culpa es nuestra. Pretendemos que nos gobierne el mejor? Pues no le paguemos 78000€ al año, paguémosle 5 millones de €. Suena descabellado, pero… ¿Cuántos miles de millones no nos cuestan las decisiones de “iluminados” en concepto de aeropuertos vacíos, Cidades da Cultura ruínas, etc etc.?

Imagen de Mariano Rajoy

Mariano Rajoy, actual Presidente del Gobierno

Ese es un punto, incentivar a que los mejores se interesen por ser presidentes y mandatarios de este país. Otro punto que también es culpa nuestra, es cerrarnos en el arcaico debate de PP-PSOE. Que si tu me haces, que si yo me opongo, que si tu cides blanco yo digo negro, que si cosas de hace 50 años, que si corrupto tu, etc. Seguramente nadie se lee el programa político cuando vota –normal, después nadie los cumple-, pero después participarán en debates tan caldeados como inútiles que siempre acaban en: PP: franquistas, fachas, pijos despido libre, privatización, capitalistas, caciques, corrupción… y: PSOE: rojos, culturetas, derrochadores, comunistas, destruyen empleo…

¿De verdad creéis que podemos seguir avanzando con esos prejuicios? Yo ya hace tiempo que me desengañé de la clase política española. Y máxime cuando los mejores no aspiran a ser políticos, y quien entra en las juventudes de los partidos… me voy a callar.

“La culpa es de los políticos!” “Burros!” etc. Es muy fácil echarle la culpa a la figura del político, pero no debemos hacerlo. Debemos preguntarnos porqué están ahí. Igual es porque los hemos votado. Si votas a un grupo de incompetentes que no saben ni hablar inglés, y que un día son ministros de Fomento, al día siguiente son ministros de Educación, y al año son de Hacienda, después no te sorprendas de que hagan mal su trabajo.

En este sentido creo que estamos avanzando, ya que gracias a internet y a toda la información que tenemos los jóvenes hoy en día, tenemos más fácil entender  cuál es la situación política y cómo podemos cambiarla. Perdón por el ladrillo, pero tenía que decirlo.

Imagen: luiscasas y elHumorDecisimo

¿Dónde invertir? Análisis fundamental.

junio 22, 2012

Seguimos con nuestro “especial bolsa“. Hoy le toca el turno a la respuesta a: ¿Qué empresa elijo? Bien, en la actualidad, todos los análisis bursátiles de empresas se pueden clasificar en Análisis fundamental y Análisis técnico. Hoy veremos el primero de ellos.

El Análisis Fundamental de una empresa no es más que, haciendo uso de datos referentes a la empresa, tratar de determinar cual debería ser el precio de cotización de una acción y actuar en consecuencia.Y Benjamin Graham es considerado su padre. Desmenucemos el asunto. Qué son esos datos referidos a la empresa? Pues información contable, básicamente. Tales como balance, cuenta de pérdidas y ganancias, memoria, estado de flujos de efectivo, etc. (toda esta información podemos obtenerla en fichas de acciones de prensa online, en la página web de la empresa y en internet en general).

Análisis Fundamental

Análisis Fundamental

Con esta información bruta, nuestra finalidad será darle un sentido para la toma de decisiones, o sea, separar la paja del trigo según nuestras necesidades. Lógicamente si pretendemos analizar una cadena de supermercados, no necesitaremos prestarle mucha atención a la cuenta “Clientes de dudoso cobro”, en cambio, si analizamos un banco, sí nos será de gran utilidad para nuestro análisis. Creo que captáis la idea.

La idea es que con esa información, en términos absolutos (información en €) podamos cotejarla con la competencia, con el sector, etc. Bien, pues para ello calcularemos ratios. Estos ratios nos permitirán comparar empresas independientemente del tamaño de las cifras. Como ejemplo más común tenemos el Ratio de Solvencia, Ratio de Liquidez, Rentabilidad del Activo, y otros muchos. No existe una especificación estandarizada de qué ratios ni cómo están compuestos son importantes. Como ya dije, dependerá de las necesidades de cada caso. Es lo bonito y artístico del asunto.

Con toda esta información elaborada, y a ser posible, con datos relativos a varios años para poder comparar temporalmente, determinaremos el precio intrínseco de la acción (el precio que teóricamente hemos calculado que vale la acción de la empresa). Si el precio de cotización real está por debajo de este precio, compraremos, ya que la expectativa teórica es que la cotización tienda progresivamente a ese precio calculado. Y si el precio de cotización de una empresa está por encima de su valor teórico, venderemos por el motivo citado anteriormente.

Tomar la decisión sobre comprar o vender una vez hallado el valor intrínseco es trivial, lo complejo será establecer un valor intrínseco (precio teórico) que reúna toda la información que el mercado manejará. Y eso no son solo estados contables, si no también oportunidades de ampliación de negocios de la empresa, posibles OPAs, rumores sobre ampliaciones de capital, cambios en la política de dividendos, las estrategias de la competencia, y un largo etc en el que en muchas ocasiones es imposible cuantificar toda esa información.

Es por motivos como el anterior por lo que muchos expertos como su propio creador coinciden en que en comparación con el Análisis Técnico ofrece unos peores resultados. La idea es interesante: intentar predecir dónde va a estar la empresa para así comprar o vender. Ahí está la herramienta, solo hay que saber usarla. Pero es una materia harto compleja y extensa, con lo que para los interesados, los remitiré a este manual que explica de forma excelente todo lo que hay que saber sobre el análisis fundamental y alguna cosilla más.

Imagen: Plandecuentas.com

¿Qué hacer con mis deudas personales?

junio 20, 2012

Tristemente estamos rozando la tasa de morosidad más alta de la historia de España. En algo hemos fallado, eso está claro, tanto las empresas, como los particulares, como el Estado.

Como primera recomendación, diría que os pasaseis por este artículo para tener bien claro qué nos genera deudas, y qué es lo que no nos las genera. Teniendo esto claro quizás mucha gente no estaría en una situación financiera personal tan lamentable, pero ahora que el mal está hecho, veamos qué se puede hacer.

Daré la recomendación más importante al principio: acudir a nuestro banco/caja y explicarle la situación. No tiene porqué avergonzarnos o sentirnos culpable, ya que ellos también tienen parte de la culpa. Generalmente –aunque no lo parezca– a ellos les interesará cobrar la deuda, más tarde si es posible, pero cobrarla. Con lo cual no pondrán pegas a una posible refinanciación de la deuda, con un pago de cuota menor, pero ampliándose el horizonte temporal. También puede ser que planteen la posibilidad de un pago de la deuda con carencia, donde durante unos meses solo tendremos que satisfacer los intereses, aplazando el pago del principal. (Cuota mensual/trimestral/anual = Intereses + Principal).

Desentenderse de una deuda con una entidad bancaria es lo más estúpido que puedes hacer. Por cada cuota impagada, serán aplicados unos intereses que en cualquier caso serán muy superiores a los que pagas por la deuda normalmente. Volverán las deudas y con más fuerza. Se suelen tener hasta 2-3 meses de margen en el impago antes de que el banco emprenda acciones legales.

Y mucho más ojo con las empresas de reunificación de deudas, que se asemejan a mafias. Simplemente juntarán todas tus deudas (qué guay, ahora solo tengo una!) y te darán más meses para pagar, con lo que tu cuota mensual se reduce (uf, qué alivio). Pero obviamente, acabarás pagando mucho más, porque los intereses que generará el aplazamiento serán mucho más cuantiosos. Olvídate de esta alternativa, es lo mismo que puedes ir a pedir a un banco, y acabarás pagando menos por tus deudas.

Bien, principalmente tenemos dos tipos de morosidad:

1.- Sobre préstamos corrientes (personales): A la hora de formalizarlo, has debido presentar un aval (coche, casa, nómina, etc…). O incluso una persona puede ser autorizada en el momento de la firma del préstamo, para responder solidariamente con sus bienes si tu no pagas. Al banco le da igual cobrar tu deuda o subastar tus bienes, recuperará el dinero de cualquier forma.

2.- Sobre préstamos hipotecarios (sobre inmuebles): Si no la pagas, la entidad pedirá al juez que ejecute la hipoteca. Tendrás un año más o menos de margen para conseguir pagarla y de no ser así, pierdes todos los derechos como propietario del inmueble. PERO si el banco subastando el inmueble no consigue recuperar su deuda, tendrás que seguir aportando dinero regularmente hasta que quede saldada. Si, eso es, puedes llegar a pagar la hipoteca sobre algo que no puedes disfrutar.

No parece muy inteligente no hacer frente a las deudas. Siempre cargarán contra ti intereses adicionales, gastos de gestión de cobros, emprenderán contra ti acciones legales y pasarás a una lista de morosos en la cual si algún día necesitas crédito, te será denegado automáticamente.

Paga y mira en qué has fallado. Fracasar también es una forma de aprender si te interesas en saber dónde fallaste. Educación financiera.

Imagen: Administracion Pública

Enron: los tipos que estafaron a los EEUU

junio 15, 2012

No sé si ya habéis visto este documental que hoy os presento, pero deberíais. Enron en el 2000 tuvo más de 100.000 millones de dólares de beneficio (qué curioso, lo que nos han prestado desde Europa), siendo una de las empresas más grandes del mundo. Con sede en Texas, hacía todo tipo de negocios dentro del sector energético. Del día a la noche, todo lo que había sido generado por prácticas contables fraudulentas e ilegales, se esfumó. Pero prefiero que lo veáis, merece la pena:

Si lo habéis visto os haría reflexionar sobre cómo se lleva la contabilidad de puertas para dentro en una gran empresa. Da miedo pensar que hoy en día existen empresas manejando este tipo de artimañas con tal de sacar una cifra de beneficio positiva que permita retribuírse a los consejos de administración altos bonus por objetivos, mientras que los que hacen que la empresa se sustente (clientes y proveedores) cargan con los pufos que ésta ha dejado.

El título en inglés es: “Enron, the smartest guys in the room” que viene a tildar de “pillos” a los directivos responsables del caso Enron. Solo que al final acabaron en la cárcel. Quizás por eso no se ha repetido este fraude en los EEUU otra vez. En España? Hace falta que diga lo que hubiera sucedido si esto hubiese ocurrido en España?


Cuándo invertir en Bolsa?

junio 13, 2012

Continuando con nuestro Especial Bolsa, hoy hablaremos del Cuándo.

Quizás esta cuestión, de la que menos referencias escritas vea cuando me intereso por algo relacionado con los mercados financieros, sea si no la más fundamental, una de las más importantes a la hora de tener en cuenta el operar en un determinado mercado financiero. Hoy en día se referencia todo con el tiempo, nuestra vida está llena de estacionalidades, de temporadas, de patrones temporales, de comportamientos personales según fecha, etc. Y la Bolsa de valores no es una excepción; el valor de las acciones está correlacionado con la fecha.

Un claro ejemplo de esto es el conocido como “efecto enero“, que se usa para describir el comportamiento que suelen presentar las acciones en todos los meses de enero, y que suele ser alcista (ya sea porque en enero el consumo repunta, o porque las empresas empiezan a descontar expectativas sobre sus resultados que están próximos a publicarse). Por lo que sea, en enero la bolsa sube. Suena a verdad universal, y esto es porque lo que empieza siendo como un efecto de causalidad (sube la rentabilidad de las empresas -> sube el valor de sus acciones) termina convirtiéndose en un efecto de correlación (sube la rentabilidad de las empresas <-> sube el valor de las acciones).

Dicho de otro modo, con el paso de los años, se ha ido forjando esta teoría de que en enero suben las acciones. Entonces cada vez de espera con más confianza que así sea. El proceso se autoconfirma cada vez con más fuerza. Nosotros lo reforzamos con nuestro comportamiento. Es lo que se conoce como anomalías del mercado: Cuando un determinado comportamiento se enquista temporalmente y tiende a autoconfirmarse.

Y todo este rollo para qué? Bueno, simplemente para poner de manifiesto que la Bolsa es el reflejo del comportamiento humano, y que si nuestra actividad productiva en verano es menor, la rentabilidad de la bolsa en esos meses, también. Y que si los lunes y martes solemos ser más productivos y eficientes que los viernes (la gente suele vender más que comprar el viernes, porque no quiere preocuparse de los mercados el fin de semana, es lo que se llama efecto viernes), esto también influirá en el precio de las acciones.

Mi recomendación de todo esto es: invierte en acciones de diciembre a mayo. El resto del año, en bonos (renta fija) que nos aseguren una rentabilidad segura. Es una regla sencilla, fácil de respetar y muy efectiva, como lleva demostrando desde hace muchos años. Y eso es porque nuestra naturaleza humana es así.


Qué son las participaciones preferentes? Y notas personales.

junio 11, 2012

Esta entrada fue originalmente publicada la semana pasada en Qué Aprendemos Hoy, un proyecto web en la que colaboro.

Las finanzas se están volviendo más protagonistas de nuestro panorama día a día. Reflejo de esto, es la cantidad de formas de canalizar dinero por todo el mundo que proliferan constantemente en forma de productos financieros. Uno de estos productos, son las participaciones preferentes.

Las participaciones preferentes son un acuerdo mediante el cual tú (como inversor) le cedes dinero a una entidad (banco o empresa) a vencimiento indefinido a cambio de recibir intereses periódicamente.

Vayamos por partes, porque tiene mucha miga el asunto. ¿Quién emite estos productos? Según el emisor, hay dos tipos de participaciones: las de las Empresas y las de Bancos. Las más comunes son las de bancos, pues son un producto complicado y las redes comerciales bancarias facilitan la colocación de las emisiones. Las empresas que quieran emitir participaciones preferentes deberán acudir a un banco para que haga de intermediario.

Dinero a perpetuidad.

Una vez realizada la primera emisión (mercado primarioentran a cotizar como si de acciones de una empresa se tratase (mercado secundario). En teoría se pueden comprar y vender según nos convenga, pero en la práctica, su liquidez es reducida, además de que la tendencia es que estos productos vayan desapareciendo del panorama financiero de aquí a 2022 como fecha límite. Así que normalmente, quien adquiere participaciones debería ser consciente de su dificultad de transmisión.

¿Quién regula todo esto? Pues el AIAF, que aunque está integrado en Bolsas y Mercados Españoles, implica una gestión de la compra-venta y de los precios de cotización muy poco transparentes.

Se podría decir que son un producto híbrido: están a medio camino entre las acciones y la renta fija. Tienen forma de acción porque su rentabilidad es variable. Tienen característica de bono (renta fija) porque se paga un nominal y se tiene derecho a recibir un interés periódico. Puntualicemos:

– Al adquirir participaciones preferentes, no estás entrando en el capital de una empresa/banco, estás participando en su beneficio, si lo hay. Por contrato, el emisor tiene derecho a prescindir de remunerar la participación si en algún momento hay pérdidas. Lo cual implica cierto riesgo.

– La devolución del principal a perpetuidad, o sea, nunca te devolverán el principal que tú les has cedido, pero ellos pueden reintegrarte en cualquier momento (cuando la entidad/empresa prefiera) el valor de mercado de tu participación. Que nunca será la misma o mayor que lo que habías depositado, pues el valor de cotización -recuérdese que cotizan en el mercado secundario- de las participaciones es decreciente (lógico, si por el camino van dando rentabilidad en concepto de intereses).

– Si quiebra la empresa/banco, el Fondo de Garantía de Depósitos, no cubre la participación. En caso de disolución de la empresa/banco, tendrán derecho a cobrar la liquidación antes que los accionistas.

– Transcurridos 5 años normalmente, el emisor por ley ha de ampliar la rentabilidad (los intereses a pagar), por eso muchas entidades aprovechan a los 5 años para cancelar las participaciones preferentes.

– Los intereses tributan al 18%, entrando en la base imponible para operaciones de ahorro en el IRPF, y las diferencias en el precio de cotización de la participación, tributan también en el IRPF como ganancia o pérdida patrimonial.

– Han de ofrecer una rentabilidad muy elevada, en la práctica están entre el 9% para bancos solventes como Santander, llegando incluso al 25% en bancos como B.Popular y B.Pastor para contrarrestar así el elevado nivel de riesgo que implican.

– Actualmente, desde organismos europeos se insta a su desaparición, lo que se materializa en cada vez menos emisiones , y cada vez más canjes de participaciones preferentes por acciones ordinarias de la empresa a la que pertenezcan.

A modo de conclusión, las participaciones preferentes implican poca liquidez, mucho riesgo y ofrecen una alta rentabilidad, lo que las convierte en productos complejos con necesidades de información muy importantes para los expertos que las adquieran.

Reflexión personal:

La culpa de todo el revuelo montado por la colocación de preferentes a gente que no sabía lo que compraba es de todos menos del producto. Mientras las redes comerciales bancarias, en la que el todo vale por vender a comisión está a la orden del día, sigan sin ética empresarial, seguirá pasando esto. Ayer fueron las preferentes, pero seguramente hoy ya se está colocando a gente sin educación financiera otra estafa usando productos bancarios difíciles de entender. Y la culpa de esto también es de la gente que lo compra. La banca, viviendo unas horas más bajas que nunca, y con una credibilidad nula, no genera confianza de inversores y clientes. Entonces no parece muy inteligente dejarse embaucar por el vendedor de turno por muy “amigo” que sea. La responsabilidad también debe de ser nuestra cuando firmamos un contrato, mientras sigamos confiando ciegamente en algunas personas, seguiremos llevándonos desengaños.

Y esto todo como se arregla? Con un poco de interés por el mundo de las finanzas, economía, e inversiones. Está muy bien aprenderse todos los alcalino-térreos en la ESO, pero es triste que lo que nos va a hacer falta en la vida real, y lo que más importancia va a tener en nuestras futuras vidas, ni siquiera esté en muchos programas educativos.

Vía| CincoDías

Más información| Noticias Jurídicas

Imagen| Cachincha


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 667 seguidores

Construye un sitio web con WordPress.com