Volvamos a la peseta… o no?

Bueno, parece ser que la actualidad de estas últimas semanas nos encamina a tener que hablar todos los días sobre crisis, finanzas, deuda, prima de riesgo, salir del Euro, rescates, etc. Analizar esta actualidad me llevaría horas, redactarla otro tanto y sacar conclusiones más de lo mismo. Así que es hora de hablar claro.

El mundo se debe mucho dinero, como podéis ver en esta infografía interactiva de The Economist. El problema no es la friolera que debemos, el problema es el ritmo al que crece, más superior que cualquier incremento de productividad, o que cualquier descubrimiento de nuevos recursos que podamos explotar. El mundo es el que es, con sus recursos limitados, eso tenemos que asumirlo. Nadie pretenderá argumentar que somos capaces de devolvernos todo lo que nos hemos pedido prestado. Así que asumido que no vamos a estar mintiéndonos por tiempo ilimitado con que podemos recuperar niveles de endeudamiento naturales, tocará ver quién es el que paga.

Os preguntaréis: Pero si el país A le debe al país B, y B le debe a A, porqué no se cancelan los créditos, y en paz? Bien, es complicado. Para empezar, la deuda de países, las tienen: otros países, fondos de inversión, empresas, banca… y, en su forma más derivada hasta creo que quien tiene hoy en día un fondo de pensiones también tiene deuda soberana (en parte gracias a la titulización, que es cuando te venden mierda financiera en forma de producto atractivo) Entonces… si…, el problema también es en parte porque nadie sabe realmente lo que le debe al otro. 

Pero qué pasa con España? va a poder pagar lo que debe? Para empezar, estas deudas nunca se saldarán, ya que el vencimiento de las obligaciones de nuestro país es algo utópico y paradógico: ya que para alcanzar la situación de pago total, tendremos que pagar la deuda y sus intereses, y para ello subastamos más deuda, que generan más intereses, y así vamos alimentando el “reloj de la muerte” de la deuda que os enseñé al principio. Además en España no tenemos poder sobre las políticas monetarias (no podemos darle a la maquinita de imprimir billetes, función supeditada al Banco Central, para poder reactivar la economía) por eso tiramos tanto de austeridad y recortes. Mucho se está escribiendo estos días sobre si lo lógico sería abandonar el Euro ante todo lo que se nos viene encima. Bien… aquí mi pregunta… es realmente tan dramático abandonar el Euro? Si y no, analicémoslo.

El 80% de la gente a pié de calle, si le preguntamos por si preferiría que volviese la peseta, dirían encantados que si, achacando al Euro todos los males del mundo, y culpándolo por la subida de precios (cuando curiosamente desde que entramos en el Euro hemos mantenido una política bastante estable de precios). Bien, este análisis es superfluo y descontextualizado. Vale que un regreso a la Peseta nos permita llevar un control más directo de nuestra economía, a través de modelar la oferta de dinero según lo necesitemos. Vale que aumentarían nuestras exportaciones (bajando el valor de nuestra moneda frente al resto, a los extranjeros les sale más barato comprarnos cosas a nosotros en vez de a otros). Vale que esto incentivaría a crear tejido empresarial. Vale que recuperaríamos algo de identidad con nosotros mismos al ser los mayores responsables de nuestro destino económico. Y también vale que lo de salirse de uniones monetarias a lo largo de la historia se ha hecho cuando fue necesario, con mayor o menor éxito, y no pasaría nada si ahora nos toca a nosotros. Todo eso vale.

Pero… hay que tener en cuenta el resto. Para empezar, nuestras deudas reales se convertirían a pesetas. Y dependiendo de como fluctuase el tipo de cambio peseta/euro, variarían nuestras deudas personales con el exterior (que no son pocas) Teniendo en cuenta que si salimos del Euro es para devaluar, nuestras deudas se incrementarían de la noche a la mañana. No solo eso, nuestros ahorros perderían valor en términos adquisitivos. España es importador de todo menos de ocio y aceite de oliva. A ver si la industria y consumidores que necesitamos importar todo tipo de recursos íbamos a quedar con buena cara… Además, ya no seríamos tan atractivos para canalizar inversiones extranjeras, ya que al no estar bajo el control del Banco Cental, se nos vería menos solventes y estables desde fuera. Y… tendríamos que confiar buena parte de nuestro rumbo a políticos incompetentes, que posiblemente lo hiciesen aun peor, ya que ahora tendrían más instrumentos para hundir la economía.

No sé vosotros como lo veis, todos tenemos que tener opinión, pero informada y fundamentada. En parte nos va así de mal porque no nos paramos a analizar las cosas con calma y detenimiento para sacar conclusiones y nos quedamos en discusiones superficiales de taberna, cual Sálvame Deluxe.

Como friki me encanta este vídeo para ilustrar lo que es hoy en día Europa. Todos en situación espectante y firme, hasta que la primera pieza cae…

Video: microsiervos.com

About these ads

2 respuestas a Volvamos a la peseta… o no?

  1. Juanla dice:

    En mi opinión debemos salir del euro, pagar la deuda y así poder devaluar la moneda. Saliendo del euro habría una nacionalización de los bancos y nos quedaríamos con pocas entidades. Por otra parte creo que tenemos un problema debido a la falta de industria en nuestro país y por eso tenemos una cifra de paro muy alta.
    España tiene que diversificar en diferentes sectores no sólo construción como ocurrió en su momento.

    Responder
  2. Oscar Freire Bargo dice:

    Que tal Juan!

    Interesante lo que propones de nacionalizar la banca devaluando la moneda. Creo que sería un paso definitivo para sanear la banca de una vez por todas, y no a medias tintas y de cara a la galería como se está haciendo con fusiones que son aun peores (Bankia).

    El principal problema que veo al salirnos del Euro sería un problema psicológico de cara a asumir al fracaso que supuso el Euro y un problema de cara a la confianza del inversor extranjero hacia nuestra economía.

    Solo decir, que si nos quieren rescatar, o instar a que nos echen del €, que lo hagan YA, porque llevamos 4 años de retraso en la toma de medidas.

    Un saludo!

    Responder

Deja un comentario Cancelar respuesta

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 691 seguidores

Construye un sitio web con WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: