Reflexión sobre la especulación.

abril 30, 2012

El Gran Mr. Burns

Antes de nada, vayamos a la definición que arroja Wikipedia: La especulación se define como el conjunto de operaciones comerciales o financieras destinadas a obtener un beneficio económico, basándonos exclusivamente en las variaciones de precios en el tiempo. Esta definición incluiría dentro de la especulación a cualquier inversión, ya sea realizada en activos materiales, inmateriales o activos financieros, pero se acuerda definir como especulación a las inversiones que se realizan sin tener ningún tipo de control sobre la gestión de los activos en los que se realiza la inversión.

Bien, la primera pregunta que debemos hacernos es: es ético/moral aceptar que en nuestra economía, a través de los mercados financieros de todo el mundo, participen agentes (personas, empresas, bancos…) cuyo objetivo es meramente codicioso y egoísta? Es bueno que distorsionen la oferta y demanda manipulando artificialmente el precio de un activo o subyacente?

Quizás no sea este el enfoque más adecuado para hablar de especulación. Quizás deberíamos empezar por entender la naturaleza psicológica humana. Todos especulamos. Los hay que compran un piso sólo porque esperan venderlo en unos años más adelante por un precio sustancialmente mayor. Os suena? Detonó la crisis. También los hay que invierten en un terreno que no usarán para nada, simplemente porque estiman que en un futuro valdrá más. Y luego hay personas como éstas, que disponen de los conocimientos necesarios sobre economía e inversión, como para hacerlo con cosas como cereales, combustibles, deuda de países, fondos de pensionistas, y todo un elenco de subyacentes inimaginables. En definitiva, el dinero es un recurso más para muchas personas, y ellas deciden prescindir de él para ponerlo a disposición de quien contraoferta ciertos productos. No es ilegal. Inmoral? Eso ya depende de qué uso le dé cada persona a ciertos instrumentos financieros.

Pero, si se usan con fines especulativos estos productos financieros, derivados, swaps, floors, collars y a saber qué más. Porqué no se prohíben? Buena pregunta. Compleja respuesta. Es como si el dueño de una ferretería en la cual se venden cuchillos tuviese la obligación de discernir de antemano quién va a usar el cuchillo para reprimir impulsos homicidas o quién lo va a usar para cortar pan.

Recapitulando… vale, es legal especular y es algo inherente en muchos casos a la naturaleza humana… pero realmente aportan algo bueno a los mercados, a nuestras vidas? Si. Ejemplo:

Imaginemos que en Ruanda quiere un ruandés montar una explotación porcina. No sabe si sus jamones se venderán bien o no, es un riesgo de negocio. Nuestro amigo el especulador firmará con el ruandés un contrato por el que se compromete a comprarle a determinado precio los jamones, así el ruandés podrá tener la certeza de que los venderá. Le importa a nuestro especulador que sea jamón, paté, o oro? No. Solo los compra porque piensa que esos jamones valdrán más cuando se pongan en el mercado. Su función es importantísima porque asume los riesgos de la operación.

Entonces, son necesarios para asumir riesgo en ciertos mercados? Si, y no solo eso, ya que son vitales para dar liquidez en los mercados actuales. Una de las justificaciones de su existencia más recurridas es: alguien tiene que hacerlo. Si no existieran, se autofabricarían. En todos lados se necesita gente que se mueva por dinero puro y duro, dispuestos a asumir riesgo, ya que los mercados son un reflejo de nosotros mismos. Especulamos todos.

Ah, no? Pregúntale a cada uno de los jefes de los  casi 100000 bares que existen en España. Su afición y lo que les llena realmente es poner CocaColas y pinchos de tortilla? Creo que la mayoría no. Si comercializan con CocaColas es porque esperan sacarles un rendimiento económico a su inversión, y si son Pepsis, pues lo mismo, y si son Mirindas? También lo mismo. Os suena?

Para acabar, quiero decir que la especulación va unida al ser humano desde hace muchos años, y en cuanto no hagamos un esfuerzo por borrar esa imagen mental del especulador que tenemos asociada a maléficos y diabólicos seres que mueven el mundo solo porque quieren hundirlo, nunca podremos comprender su verdadera naturaleza y actuar en consecuencia. No sé a vosotros… qué os parece?


Érase una vez un activo y un pasivo

abril 28, 2012

Creo que para entender las finanzas es fundamental manejar conceptos de contabilidad. Y no me refiero a saber contabilidad, sino a quedarnos con su esencia de dar sentido numérico a hechos económicos. Tampoco quiero que penséis ahora en grandes empresas o negocios.

Me refiero a que deberíamos aprender ciertos conceptos contables desde temprana edad para después no tener que sufrir serios traspiés. Todos escuchamos hablar diariamente de activo, pasivo, cobro, pago, derecho, obligación, pérdida, ganancia, etc. Pero muy poca gente tiene claro su significado, y menos para la economía de las pequeñas cosas.

Nos lanzamos a comprar un piso –es una inversión– dicen muchos, cuando se aventuran a comprarlo. Mal. Lo que puede llegar a ser una inversión, que tengo mis dudas en el actual entorno, es la edificación en sí, pero qué hay de ese compromiso que se adquiere con la entidad bancaria que financia la compra del inmueble? Eso es un pasivo. Hay que aprender a diferenciar. Y posiblemente en la adquisición de tu piso financiándolo, adquieras el compromiso de un pago mensual durante 20 y pico años, y por contrapartida, la esperanza de que suba por encima del IPC año a año (que actualmente no es el caso).

Está claro que el piso es necesario para vivir. No es mejor un alquiler? Si se ganan 1000€ al mes, y se van 600 por el pasivo del piso, no sería más conveniente gastar 350€ en un alquiler y con la diferencia invertir en un verdadero activo? Pero lo entiendo, aun tenemos mucho que andar, en España hay una gran cultura de la propiedad que no impera en otros países. (Pero este es otro tema).

El caso es que debemos tener clara la diferencia. Un activo es algo que genera rendimientos en forma de dinero periódicamente. Un pasivo, genera obligación de pago. Y un coche? Eso qué es? Otro pasivo. Compra financiada, devaluación sistemática asociada (el primer día que sale del concesionario ya vale un 20% menos), recambios, combustible, etc… -Pero no es un activo si me hace falta para trabajar?- NO. Si genera rendimientos negativos (pagos) es un pasivo.

El teléfono móvil que me “regaló” mi compañía de telefónica es un activo o un pasivo? No es nada, es un teléfono. Lo que es un pasivo es la obligación de pagar todos los meses un fijo por tener una línea abierta con ellos.

Entonces qué son y dónde puedo encontrar activos? Un activo es un trabajo, una empresa, una cuenta que te reporta el 2.5% anual, invertir en mercados financieros, un curso de informática o inglés, etc… Un activo o un pasivo no tienen que ver con un pago o un cobro. Va de obligaciones y derechos.

Recapitulando. Luego por qué es tan importante esta diferenciación? Pues qué pasa en el momento que nos quedemos sin trabajo y ahorros y una persona tenga pasivos y por ende tenga la obligación de hacer frente a esos pagos periódicos? Pues que se ahogará. En cambio la persona que esté sin ninguna carga financiera, da igual que se quede sin activos e ingresos temporalmente, ya que podrá reconducir su situación financiera.

No te vas a hacer rico, pero podrás vivir con cierta tranquilidad si respetas estas reglas sobre contabilidad financiera personal. No siempre vas a tener los ingresos que tienes, así que es mejor sentarse a recapacitar sobre esto y planificar nuestras decisiones por un momento. Esto de lo que he hablado en este post sale en el libro de Robert Kiyosaki, “Padre rico, padre pobre” Os lo recomiendo encarecidamente, puede ser un buen punto de partida para darle más sentido a cómo gestionamos nuestras finanzas.


empezando la aventura…

abril 27, 2012

Mañana será mi acto de licenciatura en Administración y Dirección de Empresas. No me licencio oficialmente hasta dentro de un mes, pero  aquí en Empresariales cada uno lo hace cuando quiere. En fin. Eso es otro tema. Volviendo a lo que aquí nos reúne, resulta que hoy tuve que presentar mi primer currículum medianamente elaborado para una gran empresa. También fue el último de los talleres de un curso de jóvenes emprendedores al que llevo asistiendo todo el cuatrimestre (Cátedra Bancaja).

Llámalo casualidad, llámalo ganas de hacer cosas. Pero el vago pensamiento que me rondaba por la cabeza desde hacía muchos días sobre cómo darle sentido a mi vida post-carrera se definió en forma de blog. Soy sincero, no sé si mucha gente va a querer leerlo, ni si muchos o pocos aprenderéis algo de lo que aquí ponga, ni tampoco sé muy bien el rumbo claro del mismo. Sé que tengo ganas de hacerlo, me ayudará a formarme, a aprender de vosotros, a plasmar pensamientos e ideas que puedan llegar a cualquier rincón del mundo.

Tratará sobre finanzas, finanzas personales, economía, mercados financieros, psicología, noticias interesantes, artículos, recursos en la red, material para aprender, etc.

Solo espero que disfrutes mucho aprendiendo un poco.  Creo que somos capaces.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 667 seguidores

Construye un sitio web con WordPress.com